Cuando pensamos en la realidad aumentada, asociamos inmediatamente este concepto a una compleja tecnología de la que sólo podemos beneficiarnos a través de los ordenadores y los smartphones. Nada más lejos de la realidad. En una campaña lanzada recientemente en Taiwán, Philips demuestra que la realidad aumentada puede ser “analógica”.

Para promocionar sus máquinas de afeitar, Philips, en colaboración con la agencia OgilvyAction, lanzó una serie de tazas transparentes con diferentes diseños de barbas y bigotes impresos sobre ellas.

Las tazas se promocionaron en varias peluquerías y barberías de Taiwán, donde los clientes eran invitados a beber de ellas para comprobar en el espejo el efecto en su rostro de las barbas y los bigotes impresos sobre las tazas.

Y parece que los que probaron esta “casera” aplicación de realidad aumentada quedaron convencidos de los resultados. El 95% de los clientes que probaron las tazas de “realidad aumentada” de Philips optó por dejarse barba o bigote. Además, la marca logró una tasa de amortización del 25% con esta campaña y el coste por contacto descendió de los 64 a los 2 dólares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s