Por: Arturo González Salas 
Twitter: @Artglez

Un concepto de moda que se ha quedado en el vocabulario cotidiano de las personas es el “bullying”, al parecer inició como el intento por describir la agresividad entre estudiantes, sin embargo, traspasó la concepción primaria para usarse en cualquier acto que contenga violencia.Los periodistas lo ejercen con su tendencia amarillista, los empresarios con salarios bajos y jornadas extenuantes, los padres al maltratar a sus hijos, las instituciones al traer a vuelta y vuelta a los ciudadanos, y estos últimos han encontrado una forma de protesta hacia los candidatos, la cual rebasa la crítica para llegar a la burla, la ridiculización y el rumor.

 

El país vestido de propaganda política, en una especie de oda agonizante y esperanzadora, busca el equilibrio con actos arriesgados, para algunos fuera de lugar, para otros como un triunfante modus operandi que rechaza con sarcasmo el mensaje de candidatos y partidos.

Columnas atrás advertía la aplicación de BTL negativo, destinado a desacreditar las campañas y sus contenidos. Es tiempo entonces de mencionar varios ejemplos que permitan reconocer el bullying del cual son participes ciudadanos masificados, en pequeños grupos y también el ejercido de manera individual.

1 Destrozo de propaganda.- Los artilugios políticos suelen ser los mismos, pero su renovación nace del daño del cual son objeto, les vemos rayados con leyendas subversivas y retadoras. Lonas, casas de campaña, banderas, calcas y otros, son el blanco y muestra del enojo.

2 Viralización ridiculizante.- El ejercicio político se asemeja más al teatro de lo absurdo que a ese lago de los cisnes que intentan creamos, por tal motivo se desarrollan propuestas que exaltan los errores de los candidatos, las cuales se potencializan al colocarse en plataformas de acceso inmediato y de efectos contagiosos.

3 Cacería y persecución.- Este deporte se basa en la localización de opositores, de buscarle 3 pies al gato y de exponer rudamente el cinismo de algunos actores. Sus jugadores desarrollan pericia para encontrar pruebas incriminatorias, para luego usarlas como armas de destrucción letal.

4 Modificación o ataque.- Tomando como información la campaña en curso de los candidatos, algunos encuentran creativamente un camino para darle un giro cómico, mordaz o simple y sencillamente hacen del repertorio de mensajes una contrapropuesta.

Hace días asistí a una exposición artística de un colectivo, había pintura, cine, fotografía e ilustración, en ésta última el creador Saul Trejo presentaba con elementos actuales, la pena que representan los candidatos. Tuve la fortuna de que el autor me obsequiara uno de sus trabajos, tal vez el más emblemático, lo comparto con ustedes como prueba de que el bullying puede tener matices intelectuales y artísticos, de tal suerte que es una delicia su exposición y por tanto su observancia.

Las acepciones de bullying mencionan que esta conducta requiere de agresor y victima, en la mercadotecnia política y sus resultados es difícil distinguir estos roles, pues no hemos entendido que ciudadanos somos todos aunque algunas veces nos toque ser candidatos, agencias o gobernantes.

La mejor opinión la tiene usted, será un honor conocerla.

la foto 4 Ejemplos de bullying a campañas políticas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s